Presupuestos

LOS PRESUPUESTOS, UN INSTRUMENTO DE POLITICA ECONOMICA
AL SERVICIO DEL CAPITALISMO

Los presupuestos son un instrumento clave para repartir la riqueza y garantizar a todas las personas los mínimos necesarios para vivir con dignidad. No podemos dejar en manos del poder capitalista y sus partidos del régimen las decisiones en materia presupuestaria. Están jugando con nuestra dignidad y nuestras vidas.

Tenemos que tomar la iniciativa y ser conscientes de que hablar de presupuestos es hablar de cómo recaudamos, en qué gastamos lo recaudado y quién decide cómo se lleva a cabo este proceso. No estamos hablando sólo de gastos.

Las personas y colectivos sociales debemos poder aportar, elaborar y decidir cuáles son las necesidades y las prioridades, de dónde y cómo conseguir los ingresos y qué tipo de gastos hay que realizar y cuáles no.

Hay que construir desde abajo y las personas debemos ser protagonistas activas, participando, decidiendo y creando un contrapoder popular. Por eso, exigimos un proceso participativo desarrollado desde abajo para realizar unos presupuestos sociales. Presupuestos hechos por el pueblo y para el pueblo.

Sobra dinero para cubrir las necesidades básicas de las personas y hay otra forma de ingresar y repartir la riqueza generada entre todas. Se trata de poner la economía al servicio de la mayoría de la población y democratizarla, ser partícipes y protagonistas activas en las decisiones y su plasmación.

En estos momentos, las derechas española y vasca (PP-UPN-PNV-PSN-PSE), responsables de la actual situación de precariedad, paro y pobreza, se están juntando y preparando para planear cómo robar de nuevo a los pobres para dárselo a los ricos. Los mismos que nos han traído a esta situación quieren seguir viviendo a costa de nuestra miseria. Los gestores políticos del régimen capitalista siguen apostando por un modelo sometido a los intereses de sus amos (los banqueros, las constructoras, las multinacionales…). Siguen haciendo negocio a costa de los derechos de las personas y continúan con los recortes sociales. No existe voluntad de que paguen más quienes más tienen y así poder empezar a repartir la riqueza. Prefieren decir que no hay dinero y recortar derechos y calidad de vida a la clase trabajadora y los sectores populares.