Servicios públicos y sociales

Garantizar unos servicios sociales y unos servicios públicos de calidad (educación, sanidad, escuelas infantiles, centros de día, residencias, servicio de ayuda a domicilio, transporte…) es una medida indispensable si queremos acabar con las situaciones de precariedad y pobreza que padece una parte importante de la población.      Además, unos servicios sociales de calidad aliviaría la carga que supone parte del trabajo reproductivo que recae sobre las espaldas de las mujeres, liberándo tiempo para poder dedicarlo a la participación social, al ocio y al tiempo libre.