Vivienda

 

Acampada en Gasteiz por el derecho a la vivienda

16/04/2015

¡Ayuntamiento de Gasteiz cuenta con 500 viviendas vacías! ¡Ensanche XXI y Ayuntamiento culpables!

Al igual que la lucha a favor del derecho a la vivienda no es una cuestión nueva, la represión ejercida en contra de las personas que luchan por una vivienda digna tampoco la es. Tanto en Euskal Herria como en Gasteiz, somos miles las personas a las que el derecho a obtener una vivienda digna se nos ha sido negada. Aparte de ser un problema evidente para la juventud, éste es un problema que alcanza a las amplias mayorías populares: pensionistas, paradas, estudiantes, emigrantes, mujeres, trabajadoras precarias... Somos miles las personas que lidiamos día a día con el rompecabezas que nos supone la vivienda. Cuántas veces habremos escuchado las siguientes frases: mis ingresos no me permiten alquilar un piso; el mes que viene no voy a poder hacerle frente al alquiler o a la hipoteca; tendré que escoger entre las necesidades básicas como la comida, ropa o la educación o pagar la vivienda...

Leer más: Acampada en Gasteiz por el derecho a la vivienda

En respuesta al consejero Aburto

30/01/2015

Recientemente hemos podido leer en la prensa las lamentables declaraciones del Consejero Aburto sobre el derecho a la vivienda. Nos dice que antes de reconocer nuevos derechos hay que prever de qué dinero se dispone para materializarlos. Antepone el dinero a los derechos sin sonrojarse. Dinero está claro que hay, el problema es cómo y para que se utiliza. Le recordamos que el uso y disfrute de una vivienda digna es un derecho (art. 25 de La Declaración Universal de Derechos Sociales). Pero a pesar de ello  desde las Administraciones  hacen caso omiso  y no  toman las medidas que hay que tomar para garantizar tal derecho. ¿No hay dinero para garantizar un techo a miles de personas que lo necesitan y si hay dinero para construir el TAV de dudosa utilidad?

En cuanto a la vivienda vacía se muestra partidario de no penalizar la vivienda vacía, sino de dar incentivos para que los propietarios pongan esas viviendas en el mercado. ¿Pero se cree que somos tontas? Eso es lo que han hecho durante muchos años (Bizigune, Alokabide, ..) y no han conseguido garantizar el derecho a la vivienda. Lo único que han conseguido es trasvasar dinero público a manos privadas. Dice el Consejero Aburto que hay que definir que es un piso desocupado, pues ya es hora, en sus manos está. Desde los colectivos sociales estamos hartos de exigir la definición de la vivienda vacía. Pero a la Administración está claro que no le interesa, sin una definición tienen la excusa perfecta para no hacer nada. Si tanto problema les da definir la vivienda vacía les instamos a que hagan suya  la definición de vivienda vacía que hace Elkartzen.  Sin más, otra vez se ha pensado que somos tontas.

El único modo de garantizar el derecho a la vivienda es creando un Parque Público de Alquiler Social priorizando el uso de la vivienda vacía existente,  desarrollar el alquiler publico frente a la compra, limitar el precio de los alquileres, definir la vivienda vacía y penalizar el incumplimiento de su función social, y por supuesto garantizar la participación social en la gestión de la vivienda pública. La creación del Parque Publico de Vivienda en Alquiler Social es financiable, aunque nos quieran hacer ver lo contrario. Para ello toda promoción de vivienda pública debe ir destinada al alquiler social, hay que priorizar el uso de la vivienda vacía, empezando por las que pertenezcan a cualquier Institución Pública y empresas de carácter publico, de los bancos y cajas, constructoras, promotoras, iglesia, ejercito, ... viviendas intestadas. Además de la inclusión de esas viviendas en el Parque Publico de Alquiler Social, para su financiación la Administración publica debería destinar el presupuesto actual de vivienda, las entidades financieras y de previsión deben participar vía obra social,  se añadiría  canon especial a la vivienda vacía, incremento del IBI a las segundas viviendas, el 15% de los ingresos de las personas inquilinas en concepto de alquiler, ...  Si con todas estas fuentes no fuera suficiente, las Instituciones Públicas deben ser el garante de dotar el importe necesario como aportación de emergencia social para el cumplimiento de un derecho, una necesidad, como lo es el disfrute de una vivienda. Fuentes para su financiación hay, lo que no hay es voluntad. Están jugando con la sangre y el sudor del Pueblo Trabajador Vasco.

 

Rueda de prensa: situación del derecho a la vivienda

22/01/2015

REAFIRMAMOS LA NECESIDAD DE ACTIVAR LA PRESIÓN SOCIAL SOBRE LA VIVIENDA VACÍA.

Es imprescindible además acabar con la urbanización salvaje, poner límite a los precios de los alquileres y crear un parque público de vivienda en alquiler. Desde Elkartzen seguimos denunciando la grave exclusión social de acceso a la vivienda que padecemos gran parte de la sociedad, en especial quienes sufrimos la precariedad laboral (jóvenes, mujeres, personas migrantes). De hecho la vivienda se ha convertido en uno de los factores más destacables de empobrecimiento de las personas que viven y trabajan en nuestro pueblo. El problema de la vivienda no es individual, es un problema colectivo y global, consecuencia directa del sistema capitalista que nos han impuesto.

¿Cuál es el problema?
El no reconocimiento del derecho al uso y disfrute a una vivienda. Tenemos derecho al uso de una vivienda digna, eso es precisamente lo que las administraciones públicas tienen que satisfacer y no lo hacen. Sirviendo a los intereses de las constructoras, inmobiliarias y de la banca, han convertido el derecho al uso de la vivienda en un negocio y en un derecho negado. De igual manera durante mucho tiempo, personas particulares, consciente o inconscientemente, se han aprovechado de la necesidad de otras muchas personas, entendiendo la vivienda como una inversión y no como un derecho.


¿Qué hay que hacer?
Garantizar la utilización de las miles y miles de viviendas vacías que hay en Euskal Herria. Teniendo en cuenta los datos publicados por Gaindegia en 2011 (http://www.datuak.net/group/etxebizitza) en Euskal Herria existen 250.000 viviendas vacías y/o infrautilizadas. Ha llegado la hora de cambiar la situación, la propiedad privada no puede estar por encima de los derechos sociales. La vivienda es un derecho social, por tanto debe quedar fuera de la lógica del mercado.

¿Cómo?
Creando un parque público de alquiler social, sin que el precio del alquiler supere el 15% de los ingresos de la persona inquilina. Un parque gestionado por la administración y asegurando la participación de la sociedad, así como su control público. En primer lugar pasarían a formar parte de este parque todas las viviendas vacías de las instituciones públicas, de la banca, del ejército, de la Iglesia, pero también aquellas viviendas vacías de propiedad privada que incumplan su función social. No se puede hacer negocio a costa de los derechos sociales. Es imprescindible activar la presión social sobre la vivienda vacía, el único modo para solucionar el problema de la vivienda. Socializando pueblo a pueblo, barrio a barrio, cual es el verdadero problema del acceso a la vivienda. En este sentido Elkartzen empieza una campaña de marcaje a la vivienda vacía con la que pretendemos hacer nuestra pequeña aportación para llevar a cabo ese trabajo. Pretendemos agitar conciencias, cambiar actitudes y valores actuales. Por otro lado anima a la población a que se organice y luche por sus derechos sociales pero en especial animaros a activar una fuerte presión social sobre la vivienda vacía. No tenemos nada que perder....

 

¡¡¡ORGANICEMONOS POR NUESTROS DERECHOS!!!
¡¡¡DERECHO A TECHO PARA TODAS!!!
¡¡¡VIVIENDAS VACIAS NO!!!

En Euskal Herria, 21-01-2015

Para asegurar el derecho a la vivienda es necesario aumentar la presión social sobre la vivienda vacía

18/03/2013

- El derecho a la vivienda es una mera formalidad por parte del sector público, Tenemos derecho al uso y disfrute de una vivienda digna, y eso es precisamente lo que las administraciones públicas nos tienen que garantizar y no nos garantizan.

- Mediante la vía legal podremos solucionar problemas puntuales, o demorar el problema, pero para atajar el problema de la vivienda debemos entender que es un problema global e integral, no coyuntural.

- La Administración pública sumisa a los intereses de las constructoras, inmobiliarias y de la banca, ha hecho de la vivienda un negocio convirtiéndolo en uno de los factores más importantes del empobrecimiento y exclusión de la población de Euskal Herria.

- Durante mucho tiempo, demasiado, muchos sectores de la población se han aprovechado consciente o inconscientemente de la necesidad de otra parte de la población, entendiendo la vivienda como una inversión y no como un derecho. Pero ahora nos estamos dando cuenta de la verdadera trampa, cuando estamos siendo desahuciadas, de que la propiedad privada no puede primar sobre los derechos sociales.

- Pero no todo es tan negativo, con verdadera voluntad el derecho de uso y disfrute de una vivienda digna se puede convertir en realidad. Aunque, de momento, no vemos a la clase política en esa línea, ORGANIZANDONOS podemos activar la suficiente presión social que haga dar un giro de 180 grados a la actual política de vivienda.  De hecho ya hemos empezado, la lucha de miles de personas desinteresadas está poniendo en duda la política de vivienda que nos han impuesto. No solo nos quitan la vivienda están dispuestos a quitarnos la vida. ES EL MOMENTO DE ACTUAR.

- Debemos organizarnos pueblo a pueblo, barrio a barrio, socializar cual es verdadero problema de la vivienda para poder combatirlo.

- Para ello en ELKARTZEN hemos desarrollado un documento que pretende ser una GUIA para los pueblos y barrios, para combatir conjuntamente el actual fraude al que estamos siendo sometidas. Hay soluciones, pero para ello nos tenemos que ORGANIZAR.

- En cuanto a los desahucios, por lo urgente de la situación no cabe otra que exigir a los gobiernos de Lakua e Iruña que impongan la suspensión de todos los desahucios originados por el impago de la hipoteca, o por el impago del alquiler, cuando la situación de la persona o familia inquilina o prestataria haya variado considerablemente y no pueda hacer frente al pago de las mismas. .

- Para ello es necesaria la intervención pública. Se pueden poner en práctica  distintas líneas de intervención, como la expropiación del uso por causa de utilidad pública o de interés social. Presionemos a la Administración para que lo haga de una vez, presionemos a la Banca, hasta la ocupación de viviendas vacías puede pasar a ser un derecho, ¿por qué no?

- Y a los ayuntamientos les exigimos que aseguren la asistencia legal y ayuda a las personas afectadas, que no colabore con los desahucios y que desarrolle comisiones locales especiales, con participación popular, para afrontar el problema desde el .ámbito institucional y social más cercano a las personas afectadas.

- Pero el problema de la vivienda, sin intención de menospreciar la grave situación que están padeciendo miles y miles de personas desahuciadas, y lo urgente de su situación, va más allá.

- El problema es que el derecho al uso y disfrute de una vivienda digna no se considera un derecho. Por lo que como venimos diciendo desde hace tiempo para asegurar ese derecho debemos aumentar la presión social sobre la vivienda vacía y desarrollar un parque público de alquiler social.

Leer más: Para asegurar el derecho a la vivienda es necesario aumentar la presión social sobre la vivienda vacía

 

Página 3 de 4

«InicioPrev1234PróximoFin»