LA "NUEVA" LEY DE VIVIENDA EN NAFARROA

EL DERECHO AL USO Y DISFRUTE DE UNA VIVIENDA DIGNA, SIGUE SIENDO NEGADO POR EL ACTUAL GOBIERNO DE NAFARROA

Las modificaciones hechas a la ley de vivienda del régimen, son unas pequeñas reformas o brochazos para aparentar y que no van al problema de fondo. LA VIVIENDA VACIA !!. No podemos permitir que habiendo más de 35.000 viviendas vacías en Navarra, quieran seguir construyendo más. El despilfarro es mayúsculo. Más ocupación de tierras, más redes eléctricas y de saneamiento (consumo de agua y energía), más transporte y movimiento de vehículos, … mayor deterioro urbanístico, ecológico y despilfarro económico. La mejor eficiencia energética y de recursos es utilizar y mejorar lo que se tiene hecho.


¿Por qué siguen empeñándose en construir, teniendo viviendas vacías en los pueblos y ciudades ? Llegan a acuerdos con las especuladoras constructoras, con “ el banco malo “ de banqueros y con los jueces, quienes permiten y garantizan el robo y el saqueo. ¿Que se puede esperar de eso ? Migajas, para seguir negando el derecho a una vivienda y garantizando a quienes hacen negocio unos beneficios. Trasvase de dinero público a lo privado a través de subvenciones y desgravaciones.
Por otra parte se hace otro acuerdo con una asociación anti desahucios y así aparentan una participación social.


Esto no es un cambio para la transformación social. Esto es seguidismo, con unas pinceladas positivas en aspectos del alquiler y la rehabilitación.
Se habla de una nueva ley de vivienda y un consejo de participación pero son intenciones que se lanzan en pleno verano.
Llevamos años diciendo que la vivienda vacía tiene que cumplir su función social y estar al servicio de las personas que lo necesitan. ¿Por qué el Gobierno y las distintas administraciones siguen teniendo vivienda vacía ? ¿Por qué lo poco que se alquila exige unos precios imposibles de alcanzar para muchísimas personas? ¿Para mantener los precios y las rentas altas, garantizando el negocio?


Hay que sacarlo de la lógica del mercado y no pensar en sacar dinero con la especulación inmobiliaria. Tampoco subvenciones , ni ayudas, ni caridad. Sencillamente garantizar a todas las personas sus necesidades básicas de forma directa y la vivienda es una de ellas. Un derecho social y humano.
Para ello, hay que poner en marcha un Parque público de vivienda en alquiler social, donde se incluyan todas las vacías de las administraciones, bancos, iglesia, ejército, privadas,... Así mismo los alquileres tienen que ser limitados, sin pasar del 15% de los ingresos de las personas.
Las administraciones públicas son quienes tienen que gestionarlo todo  de forma directa sin derivar o trasvasar a entidades privadas la responsabilidad.  La participación social es necesaria y debe compartir la elaboración y la decisión sobre los temas a tratar.


Se necesita una nueva ley de vivienda que garantice a todas las personas el derecho al uso y disfrute de una vivienda digna.
Si el estado español recurre o niega nuestros derechos y leyes, hará falta decisión política y soberanía para llevarlo a cabo y eso precisa de la organización y la lucha en los pueblos y barrios, del trabajo del movimiento popular y social y la conciencia de las personas que vivimos en Euskal Herria. Los derechos ni se niegan, ni se recortan, ni se negocian, se respetan y garantizan.