28 de Abril Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Un año más la clase trabajadora tenemos que contabilizar y denunciar las consecuencias del sistema capitalista y de sus gestores políticos, que todos los años, sólo por haber ido a trabajar, acarrea un sufrimiento terrible.

La clase trabajadora la conformamos personas que tenemos caras y ojos, que tenemos seres queridos en nuestro alrededor y sentimientos, es hora de gritar ante la explotación, el miedo y la miseria, ¡BASTA YA!

En el año 2018 a consecuencia de la explotación empresarial y la precariedad laboral murieron en Euskal Herria por accidentes laborales 68 personas, y en lo que llevamos de año ya han perdido la vida 15. Pero se esconde que a consecuencia de las enfermedades contraídas por el trabajo, murieron también más de 1.200 personas en 2018 y más de 370 en lo que va de año. Son los datos que se extraen de las estimaciones de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo que determina que por cada trabajador o trabajadora  muerta en accidente laboral mueren más de 18 por enfermedades derivadas de sus trabajos.

Y ¿que importan nuestras vidas si luego somos sustituidas por otra? o simplemente ¿si se ahorran ese puesto de trabajo? El negocio siempre está por encima de las personas, somos mercancía de usar y tirar. Las leyes, la judicatura, las instituciones, las mutuas... todo son instrumentos para favorecer al empresariado y mantener la "paz social" que necesita el sistema para poder reproducirse.

La clase trabajadora y capas populares creamos la riqueza pero el esfuerzo y el trabajo nos trae consecuencias terribles: sueldos de miseria, precariedad, paro, recorte de derechos, mala calidad de vida, enfermedades y muerte. Mientras, sin derramar una gota de sangre, el empresariado se lleva las plusvalías.

¿Por qué las instituciones silencian los datos de las personas trabajadoras muertas por el trabajo? Las estadísticas son demoledoras. ¿No es esto violencia consentida? ¿Acaso no hay responsables de que esta lacra siga matando?

El miedo a perder nuestro trabajo, a quedarnos en el paro, a no tener ingresos para hacer frente a las cada vez más elevadas facturas, servicios... es utilizado por la patronal y las instituciones para que renunciemos a nuestros derechos y nos convirtamos en personas completamente sumisas. No dejemos que se salgan con la suya. La conciencia de clase nos tiene que hacer salir a la calle, rebelarnos, organizarnos y luchar. El próximo día 28 y todos los días del año.


Gora Euskal Herriko langileria!


en Euskal Herria a 26 de abril de 2019