Ingresos dignos

¿QUÉ ES EL UMBRAL DE LA POBREZA?

El umbral de la pobreza es el indicador económico que define las situaciones de pobreza, precariedad y el riesgo de exclusión social; una linea a partir de la cual determinar las prestaciones sociales mínimas, las pensiones mínimas...

Para Elkartzen el umbral de la pobreza de un territorio debe definirse en base a la relación entre la riqueza generada por ese territorio y su población. La riqueza es la suma de todas las rentas producidas en un año, o lo que es lo mismo, el Producto Interior Bruto (P.I.B). Dos paises con el mismo P.I.B serán más o menos ricos dependiendo de cual sea su población. Es por esto que para definir el umbral de la pobreza es imprescindible relacionarlo con el número de habitantes.

Si dividimos el P.I.B entre el número de habitantes obtendremos el P.I.B per cápita, esto es, la cantidad de riqueza que se asocia a cada habitante, la media por persona.

Para Elkartzen el umbral de la pobreza debe medirse en base a el P.I.B per cápita, ya que este representa un premisa equitativa en el reparto de la riqueza. De este modo, y analizada la propuesta que nos llega desde la Europa social, nos hemos sumado a la adopción de este baremo de cálculo el umbral de pobreza, que debería situarse en el 37’5% del P.I.B per capita.

El umbral de la pobreza no significa un sueldo digno, sino unos ingresos mínimos dignos. En 2014 el Umbral de Pobreza para Hego Euskal Herria queda señalado en 10.730 €, lo que significa una cantidad mensual de 894 €, por lo que Elkartzen reivindica unas prestaciones o salario social por encima de este valor. Detrás de los fríos números,  un tercio de la población 1 de cada 3!) en Euskal Herria sobreviven por debajo del Umbral de Pobreza, en silencio e invisibles a nuestro deambular frenético

Desde Elkartzen exigimos redefinir el umbral de la pobreza en base al P.I.B per cápita. Solo así podremos conocer la realidad social de Euskal Herria de un modo fiable, desenmascarar los engaños del capital, conseguir un reparto justo de la riqueza y convertir la vergüenza individual en orgullo de clase.